Telf. 96 310 75 41
FiscalLaboralMercantílContableJurídicaEsc. Infantil
2 diciembre, 2011
Pra que sí sirve la reforma laboral

Para que sí sirve una reforma laboral

Como ya decía en el anterior comentario, una reforma laboral no sirve para generar empleo. Pero si se hubiera hecho una auténtica y a tiempo, y no cuando ya teníamos cuatro millones de parados, se hubiera podido evitar un millón largo. Y la razón es que tenemos un Estatuto de los Trabajadores arcaico que ha impedido que las empresas tuvieran la flexibilidad necesaria para adaptar sus RRHH a las nuevas exigencias del mercado, provocando la ruina de muchas de ellas o el despido de muchos trabajadores por imposibilidad de adaptar el contenido de su puesto a la brusca reducción de la demanda. Resulta frustrante, para este despacho, tener que aconsejar  a un empresario, obligado a reducir sus costes laborales, que la manera más fácil es un ERE pues las alternativas que ofrece la Ley son utópicas o imposibles. Por ejemplo, el “descuelgue salarial”. Es un proceso largo e inseguro, por el que una empresa somete a la comisión paritaria de su convenio colectivo, formada por las propias empresas de la competencia de la empresa que solicita el descuelgue, la que tiene que autorizar la reducción de salarios para esa empresa. Cosa que no ocurre nunca evidentemente, si se hunde mejor. Además, nuestras PYMES (que son el 93% de todas las empresas) no se pueden permitir los estudios e informes que conlleva este procedimiento ni sobrevive a los largos plazos de tramitación. Pero resulta, que los trabajadores no pueden reducir validamente su salario por debajo del convenio con lo cual no hay solución. Otra ejemplo es reducir la jornada a las necesidades de la demanda. Esta opción, también está excluida expresamente de las condiciones de trabajo que la empresa puede modificar con el procedimiento de “modificación sustancial de condiciones de trabajo”, por lo que si los trabajadores se niegan, no hay manera de hacerlo si no es mediante un ERE de suspensión parcial de la jornada. Y otro ejemplo del impedimento que ofrece el Estatuto de los Trabajadores para adaptar los costes laborales a las nuevas circunstancias, lo constituye la inútil regulación de los despidos objetivos, la nueva también, que los propios magistrados de lo social han hecho de imposible aplicación, creando tal nivel de inseguridad jurídica que las empresas han optado por pagar indemnizaciones de 45 días por año, como si de un despido improcedente se tratase, antes de tener que jugársela en un seguro juicio por despido objetivo.

El resultado de este despropósito ha sido que las empresas, al no poder ajustar el coste de sus plantillas por no reducir salarios, ni jornadas ni puestos de forma objetiva, se ha visto avocada a realizar ERE´s “en el mejor de los casos” o a pagar indemnizaciones desorbitadas que han provocado la descapitalización de las empresas. En muchos otros casos, simplemente, la imposibilidad de ajustar a tiempo el coste social, ha provocado el cierre de la empresa y el despido de todos los trabajadores. En definitiva, la propia norma que debería proteger los derechos del trabajador ha sido la que le ha puesto de patitas en la calle. ¡Con todos su derechos intactos! Eso sí.

Deja tu comentario

(obligatorio)

(obligatorio)


(obligatorio)

Manténgase conectado con nosotros!